Al cáncer no le importa el color