Silvia y Miguel, una Boda de ensueño en Pazo do Tambre

Silvia y Miguel, una Boda de ensueño en Pazo do Tambre

«…Erase una vez un sentimiento, una verdad, unos pasos caminando hacia el mismo lugar. Un tiempo detenido en la suavidad de tus latidos, en el aroma de tus pensamientos, en el sabor de tu respiración. Un rincón por ti habitado, por mi descubierto, por los dos vivido. Un silencio dibujado en tus pupilas. Un sentimiento, una promesa, una emoción…

… Dibujo cada día con el dedo mis deseos sobre las nubes del cielo estrellado y, sin darme cuenta, termino dibujado cada una de las curvas de tu cuerpo. Esas mesetas serenas, esos lunares perdidos, son ahora mi mapa, mi firmamento. mi camino. Pero el firmamento es como tú, es inmenso, y yo quiero seguir descubriendo…

… Pasa el tiempo y el tiempo no pasa. Es curioso verlo detenerse, rendido, a tus pies. Como yo. Caemos juntos. El tiempo y yo caemos, irremediablemente, ante la certeza del valor de un instante. Simplemente, me basta con mirarte. Me aferro al presente con una fuerza inconmensurable. No quiero marcharme.

Sonríes. No sabes lo qué pasa cuando lo haces. No eres consciente de que llevas la vida dibujada. Y yo, puedo tocarla. Acaricio esa vida con las puntas de mis dedos, con la delicadeza más extrema, con el temor de llegar a quebrar la máxima de las bellezas…

… Me devuelves la mirada. Mi respiración vuelve a ser acompasada. De nuevo siento y ya no pienso, porque pensar no sirve. Me pierdo en la verdad de lo que ignoro, me dejo llevar por misterios que jamás comprenderé. Sin más, siento. Sin más, te pertenezco. Sin más…

… Que pequeño me suena un “te quiero”, que ridículo, que escueto. No me llega. Haber apaciguado los miedos, calmado las furias, templado el desaliento. Haber olvidado el motivo de mi constante desconcierto. Sentir pleno el espíritu, sentir el corazón repleto. Rebosar alegría, esperanza, deseo. Querer seguir viviendo. Viviendo en letras grandes, cada segundo, cada momento…

… Un “te quiero” es pequeño. Quiero entregarte el mundo, al menos el mío, para ti, entero. Quiero quedarme escuchando los sonidos de tu voz, de tu alma, de tu cuerpo. Quiero quedarme. Quiero. Nos pondremos un anillo, es un símbolo, es un círculo infinito, sin esquinas, sin mentiras, sin miedos. Nos vestiremos de alegrías venideras, sabiendo que algunas querrán disfrazarse de penas. No importa, somos uno, somos dueños del más bello de los sentimientos. Nuestro es, amor. Amor eterno.»

Eva Villamar – Maquilladora que escribe

 

Silvia, querida Silvia. Hablamos por teléfono y nos entendimos. Nos conocimos en persona y se confirmó. Eses única, alegre, vital, optimista, generosa, cálida… podría seguir. Un verdadero honor haberme ocupado de maquillarte, hermosa mujer, de peinar ese cabello hermoso, creando un recogido, cosido para que aguantara horas a tu lado. Estar a tu lado. Trabajando si, pero, sobre todo, disfrutando muchísimo. Gracias, de corazón, y un abrazo inmenso, de corazón.

Cuidamos de ellos:

Eva Villamar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.