Yoli y Héctor, un Sí a la vida