La ilusión de seguir siendo tú misma

LA ILUSIÓN DE SEGUIR SIENDO TÚ MISMA

Dicen que son “malos tiempos para la lírica”, olvidamos sueños y difuminamos esperanzas, las ponemos a dormir, esperando ese momento futuro que, casi sin duda, damos por sentado que será mejor. Pero yo me pregunto, ¿qué pasa mientras tanto?

Como maquilladora y peinadora profesional siempre he procurado unir mi trabajo con la autoestima de mis amadas clientas. ¿Qué quiero decir con esto?, muy fácil. Mi única razón para cuidar de ti, eres tú. No importa quién vaya a mirar, no importa el lugar, el momento, todo eso, de verdad, no importa en absoluto. La única razón para cuidar de tu piel, para maquillarte un poco más de la cuenta, para peinarte de forma que tú sola no sepas, la única razón es y tiene que ser conseguir que te sientas bien contigo misma. No puede haber otra.

Y estamos de Fiesta. No voy a entrar en análisis de la situación que vivimos, porque no quiero hablar de eso ni saturaros con un tema que ya asfixia más allá de lo soportable. No. Lo que yo quiero es recordaros que estamos de Fiesta y tenemos mucho que celebrar. Celebrar, simplemente, la gran fortuna que tienes de disponer de un día más de vida. Porque la vida, aunque en ocasiones se ponga muy, pero que muy cuesta arriba, es hermosa y merece la pena. Pero si, siento deciros que tenemos que esforzarnos un poquito. La luz nunca entrará en una habitación con las ventanas cerradas.

En estas preciosas y naturales fotografías que os muestro, obra de mi querido Gorka Asteinza, podéis ver en orden y de manera natural el proceso que sigo entre pinceles y tenazas. Ella es Blanca y el día, un día más. ¿Por qué no? Normalmente por estas fechas yo tendría la agenda llena de nombres de mujeres que se preparaban para disfrutar de comidas especiales, cenas de empresa y navideñas. Obviamente eso no está sucediendo. Pero también recuerdo la ilusión de esos preparativos. Pensadlo vosotras mismas, recordad. Elegir un vestido, los zapatos, ¿hará frío?, ¿lloverá?, el color de la barra de labios, importante, ¿pestañas postizas?, el pelo, ¿suelto o recogido?, vuestro miedo a los recogidos. Es bonito, todo eso es muy bonito.

¿Por qué es bonito? Simple, se le llama ilusión. Y tengo que reñiros un poco. Con la casi total ausencia de vida social habéis aparcado vuestras ilusiones cotidianas entre el camino que hay del sofá hasta la cocina, en una especie de agujero negro que va borrando, poco a poco, vuestra imagen real, esa que a diario solías ver frente al espejo, dejándola reducida a lo necesario para la supervivencia, porque total, qué más da, ¿verdad? Pues no, señoras y señoritas, no da igual, no da lo mismo ni de lejos. Si permitimos que nuestra imagen se vaya perdiendo, una parte de nosotras se perderá con ella. Una parte de la fuerza que nace de la confianza morirá. Y el momento presente será más gris, y el futuro casi invisible.

No quiero excusas. Las Fiestas se celebran, las Navidades se viven, cómo sea, de la manera que sea, pero queda prohibido conformarse con un pijama para fin de año, con sentarse a la mesa de noche buena con ojeras, o reunirse entre amigas sin llevas el rojo bien puesto. Imaginad el momento del brindis, ese momento en el que las bocas se descubran y se rían en rojo al mismo tiempo. Queda prohibido dejarse apagar como una vela vieja. Ahora más que nunca, tienes que cuidar de ti misma.

Así que adelante. Sal a la calle a buscar ese vestido, y avisa en casa que las uvas se toman de gala o no se toman, porque nunca un año mereció tanto una patada en el culo como este. Y la mejor manera de hacerlo es demostrarle que no ha podido con nuestro espíritu, que seguimos de pie y con ganas de seguir luchando. Súbete a los tacones que no te atrevías a sacar a la calle, ahora te puedes descalzar en cualquier momento, es perfecto. Y si, por supuesto, tienes que maquillarte, dejarte mimar, dejarte peinar. Tienes que sentirte especial, recordar quién eres. Incluso, ¿por qué no?, aprovechar el día y dejarte fotografiar por un profesional. Mirar esas imágenes como recuerdo de un año superado, de un momento en el que la vida te puso a prueba y no pudo contigo. Un año en el que tu imagen siguió viva en el espejo y en la vida, y no se la tragó ningún agujero negro.

No se me ocurre un año en el que podamos tener más razones para estar increíbles, para sentirnos increíbles. No te rindas, no permitas que el hastío se apodere de ti, eres más fuerte que todo eso. Llevas todo el año metida dentro de las zapatillas de andar por casa, con una coleta y apenas máscara en las pestañas cuando sales a la calle. Es tu momento. El día que quieras, los días que te apetezcan, pero ponte guapa, ¡guapa a rabiar! Y hazlo por una sola y única razón: POR TI.

Eva Villamar – Maquilladora que escribe

Gracias Gorka, por captar con tanto realismo mi trabajo, incluso cronológicamente, porque ya sabes que siempre empiezo mis maquillajes por los ojos y después continúo con la piel, para terminar con el peinado, en esta ocasión las ondas más naturales y frescas que pude crear para Blanca. Y, a tenor de su sonrisa, acertamos con el look. Gracias pareja, por la confianza en mi trabajo y por vuestra compañía. Un verdadero placer.

Posted in ,

Eva Villamar

2 comentarios en “La ilusión de seguir siendo tú misma”

  1. Pedazo de post!!! Y cuanta razón tienes, sin duda hay que quererse por dentro y por fuera, y mucho, y no sólo pensarlo sino hacerlo!!, como bien dices, por nosotr@ mismos…, y como siempre un placer trabajar contigo, observarte y escucharte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.